Una vez hemos entablado las conversaciones para saber qué servicios se necesitan, yo te enviaré un presupuesto personalizado mediante correo electrónico.

Si aceptas el presupuesto, debes indicarme en ese mismo email que forma de pago prefieres:

PayPal:

En cuyo caso, yo te envío un email a través de PayPal solicitando el pago.

Tú aceptas el email pinchando en el botón que te aparecerá en el mismo y mediante tu cuenta de PayPal realizarás el pago.

Recuerda que gracias a esta modalidad de pago, puedes realizar las transferencias mediante  tarjeta de crédito, tarjeta de débito o cuenta bancaria. Todo ello con la seguridad que da la empresa intermediaria más usada en el mundo de los pagos por internet y sin necesidad de crear una cuenta.

Transferencia Bancaria:

En cuyo caso, yo te envío un email con el número de cuenta al cual debes hacer la transferencia.

Según el precio del servicio, el pago puede realizarse íntegro o bien en varias cuotas mensuales.

Una vez realizado el pago o la primera cuota y aparezca reflejado en PayPal o en la cuenta bancaria (según el caso), comenzamos tu proyecto. La comunicación no se pierde aquí, puesto que yo estaré en constante comunicación solicitando la información que necesite para realizar el trabajo, mostrando los avances que se vayan produciendo.